ARTÍCULOS

blog image

Las palancas

February 02, 20243 min read

Habrás escuchado en la jerga empresarial el término "palancas". Pero, qué son realmente?

Las palancas son las hacen que tu tiempo produzca mayor beneficio.

¿Y, qué palancas existen? ¿Cuáles podemos utilizar para nuestra empresa?

Según Naval Ravikant existen cuatro grandes palancas.

1.       La primera forma de apalancamiento usada fue la mano de obra.

David tiene una empresa que realiza servicios de consultoría estratégica a Pymes. Le paga al consultor 3000 €, y desarrolla alrededor 5 consultorías al mes con un precio que oscila entre los 5000 y 15000 euros cada una, con una facturación promedio de 50.000. Por tanto, se apalanca en un profesional especializado para multiplicar sus ingresos.

Casi todas las empresas buscan apalancarse en trabajadores para facturar más conforme van creciendo.

2.       La segunda es el apalancamiento financiero, que consiste en endeudarse para conseguir mayores beneficios.  Poca explicación requiere.

Recientemente, han emergido dos nuevas palancas y que Naval Ravikant llama “sin permiso”, lo que quiere decir que no requieren de autorización de nadie para usarlas. Con las clásicas, capital y trabajadores, sí necesitabas que alguien te prestase su tiempo odinero.

Estas nuevas palancas son el código y el contenido.

3. Código: cuando se programa y diseña una herramienta, ese código te apalanca para alcanzar a infinitos usuarios. Se escribe el código una vez y al otro lado no hay límite al número de personas que pueden utilizarlo. Tenemos ahora todo el auge de la inteligencia artificial y toda la panoplia de herramientas que se están poniendo en el mercado con distintas opciones: edición de video, audio, creación de webs, de contenido, etc. No necesitas programar tú, sino que puedes aprovecharte de herramientas que otros han programado para hacer crecer tu empresa.

4.       La cuarta palanca que no necesita el permiso de nadie y no pide vacaciones son los contenidos (media según Naval).

Son piezas de contenido que creas una vez pero que, gracias a Internet, no hay límite en la cantidad de gente que las puede consumir.

Estas piezas puede ser podcast, emails, vídeo, texto... Aplicas la fuerza una vez y la palanca digital las multiplica.

Y esto tiene una consecuencia muy importante: estas dos palancas multiplican por infinito el coste marginal.

Si, por ejemplo, vendo un curso online (medio) y me apalanco en una plataforma (código) , un cliente más no tiene coste para mí.

Un nuevo usuario en Netflix no tiene coste.

Escalabilidad

El coste marginal es el coste de producir una unidad más de un bien y en sistemas de apalancamiento infinito es cero, haciendo al sistema totalmente escalable.

Se dice que un sistema es escalable si puede adaptarse de forma ágil y sin perder calidad a un aumento de la carga de trabajo. Y si el coste marginal es cero, el sistema será 100% escalable.

Google es un sistema escalable porque una nueva persona buscando no le supone problema alguno.

Esto ha cambiado las reglas del juego. Solo hay que ver los grandes millonarios para encontrar en sus negocios estos modelos de apalancamiento que no requieren el permiso de nadie y que multiplican por infinito el tiempo y los recursos.

A diferencia de las palancas clásicas, esta formas de apalancamiento no dependen de la fuerza física que realices, sino de lo inteligente que seas usándolas.

Una buena estrategia radica en saber identificar y utilizar las palancas adecuadas que te ayudarán a multiplicar el impacto de cada movimiento de tu negocio

Netflix se apalancó en la creación y difusión online de contenidos y en el desarrollo de algoritmos sofisticados de recomendaciones personalizadas, para convertirse en la empresa de éxito que es hoy.

Airbnb se apalancó en una plataforma digital y la creación de una comunidad que generan contenido, potenciando su reputación y marca.

Salesforce se apalancó estratégicamente en la nube para desarrollar su modelo de negocio, siendo pionera en ofrecer un software de gestión CRM totalmente deslocalizado.

palancas
Back to Blog